Para acceder, aunque sea mínimamente, al mensaje del Tantra esn ecesario salir de los caminos internos a los que estamos acostumbrados a recorrer, e ir más allá. Si se hace con inocencia y sinceridad pueden pasarc osas que parecen milagrosas.

Es por esto que los que aman ‘tantricamente’ se convierten ellos

mismos en AMOR, mientras cada célula de su ser anhela y responde a aquel llamado maravilloso que lleva hacia un estado siempre más iluminado de la conciencia.

El amor tántrico tiene el mérito inmediato de alejar de la relación física todos aquellos íntimos miedos asociados a ella por razones de distorsiones culturales ancestrales. La fobia a menudo motivada por la impotencia desaparece porque no existe.